¿Cual es la temperatura que puede alcanzar un horno de leña?


El horno tiene su origen en los tiempos en los que el hombre inventó el fuego y que éste ideó una mejor manera para cocinar con fuego surgiendo así los primeros prototipos de horno (agujeros para depositar la madera para posteriormente usar sus brasas), aunque no es hasta en el Antiguo Egipto (según se cree) en el que este elemento se usa para la elaboración de panes entre otras cosas asemejando así el uso que tenemos hoy día.


Para poder cocinar bien en un horno de leña es muy importante controlar su temperatura siendo esencial el conocer la estructura y el material con el que está construido, dependiendo del aislamiento y del grueso de sus paredes, necesitaremos añadir leña hasta obtener la temperatura ideal.

¿Cuál es la temperatura ideal para un horno de leña?

La respuesta a esta pregunta ronda en torno a los 250º C y si la construcción de dicho horno la hemos hecho correctamente, esta temperatura permanecerá igual en toda su área y de manera duradera (4-5 horas). Una de las ventajas de los hornos de leña es que al tener una temperatura constante, obtenemos un cocinado perfecto.

Pero cómo controlar dicha temperatura…Si no tenemos un termómetro capaz de medir la temperatura de nuestro horno, la solución se basará en fijarnos en el interior. Observaremos que a medida que se vaya calentando el horno, el color de los ladrillos refractarios se van cambiando hacia un color ceniza claro y normalmente empieza a cambiar de color desde la cúpula hacia las paredes y finalmente hacia la totalidad del horno.

En el Ubi de La Vega nos esforzamos para que nuestro horno de leña alcance la temperatura ideal para elaborar nuestras carnes, pizzas, pastas, etc. consiguiendo una cocción y un sabor totalmente en armonía.

Nos vemos a la próxima entrada de blog 😉

Comentarios(0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.